Los ingresos generados de la publicidad serán destinados a causas benéficas a favor de asociaciones protectoras de animales y ONGS.
Google

miércoles, 16 de abril de 2008

Geografía urbana de escritores sevillanos II: Barroco

Mateo Alemán

Rodrigo Caro

Francisco de Rioja














Como era de esperar, la capital hispalense refleja ese esplendor de una de sus épocas más importantes y de todas las disciplinas artísticas como es la barroca, y así, lo vemos en la huella que han dejado todos los escritores, en su mayoría poetas, nacidos en esta tierra en los nombres de sus calles:


  • Mateo Alemán (Sevilla, 1547- México, ¿1615?) autor del Guzmán de Alfarache, obra que supone la consagración del género de la novela picaresca. En Sevilla posee una céntrica calle en la encantadora zona de la Plaza de la Magdalena, así como un centro de Secundaria. Escribió las reglas de la Hermandad del Silencio en 1578.

  • El poeta y músico Juan de Arguijo (Sevilla, 1567 - ib., 1623). Con influencia herreriana, fue maestro de otro de los grandes autores de esta época como es Rodrigo Caro. Los temas barrocos por excelencia de la mitología y de las ruinas están presentes en la mayor parte de su obra, compuesta por un centenar de sonetos y de odas, estrofas poéticas más representativas barrocas. En sus poemas suele aparecer bajo el sobrenombre poético de Arcicio. Fue también procurador, excelente tañedor de la vihuela y mecenas, por ejemplo, de Lope de Vega. Su calle, en pleno corazón de la ciudad, se encuentra entre las de Laraña y José Gestoso y da acceso al lateral de la Fundación Cajasol.

  • Rodrigo Caro (Utrera -Sevilla-, 1573 - Sevilla, 1647). Autor del famoso poema clasicista Canción a las ruinas de Itálica, posee una calle en el turístico y mágico barrio de Santa Cruz, al igual que en su población de origen.

  • Andrés Fernández de Andrada (Sevilla, 1575 - México, 1648). Conocido en su tiempo como "El Capitán" o "El Bachiller", es autor de la genial Epístola moral a Fabio dentro de la tendencia clasicista, en la que aúna temas barrocos como el desengaño y la fugacidad de la vida. Su calle, se encuentra situada en el macareno barrio de La Barzola.

  • Luis Vélez de Guevara (Écija- Sevilla-, 1579- Madrid, 1644). Dramaturgo y autor de la novela El Diablo Cojuelo, sus obras más representativas son las comedias Reinar después de morir y La serrana de la Vera. Un Instituto de Secundaria y una plaza llevan su nombre en su localidad natal y en Sevilla, al igual que el anterior, una calle en La Barzola.

  • Juan de Jáuregui (Sevilla, 1583 - Madrid, 1641). Poeta gongorista. Empezó en la tendencia clasicista pero evolucionó en obras como el poema Orfeo, convirtiéndose en admirador de Góngora. Su calle, está ubicada en la Puerta Osario.

  • Francisco de Rioja (Sevilla, 1583- Madrid, 1659). Poeta, clérigo y humanista. Perteneciente a la escuela sevillana, es fiel representante de la poesía clasicista; es conocido sobre todo por sus silvas dedicadas a las flores y por su reflexión sobre la mudanza. Su calle es una de las más transitadas, comerciales y cofrades de Sevilla, así como ubicación de la Iglesia del Santo Ángel. En el municipio sevillano de Los Palacios y Villafranca existe también una calle a su nombre.

  • Diego Jiménez de Enciso (Sevilla, 1585 - ibid., 1634). Dramaturgo sevillano de ascendencia riojana, con una intensa actividad cultural y social. La mayoría de sus comedias son de tema histórico. Tenemos una calle llamada Ximénez de Enciso en Santa Cruz.


  • Luis Belmonte Bermúdez (Sevilla, 1587 - Madrid, ¿1650?). Poeta, cronista de Indias y dramaturgo. Famoso por su cómico donaire e ingenio en sus sátiras sociales de sus entremeses. En el siglo XVIII sus obras se representaban con frecuencia. Hay una calle llamada Luis Belmonte en el barrio de Nervión.

  • Cristóbal (de) Monroy y Silva (Alcalá de Guadaira -Sevilla-, 1612- ibid., 1649). Comediante de un teatro influído por Calderón de la Barca. Tampoco conozco ninguna calle rotulada a su nombre pero en su localidad natal sí.

Junto a ellos, se encuentra Juan de Robles, quien recoge en su obra una extensa colección de cuentos tradicionales en la Sevilla del siglo XVII y cuya calle es uno de los famosos callejones de La Macarena. Por último, para los amantes de este período les recomiendo el libro Epístola moral a Fabio y otras poesías del barroco sevillano de José Onrubia de Mendoza.

Entradas relacionadas:

Enlace de interés:

Libro recomendado: Francisco Torres Montes, Dramaturgos andaluces del Siglo de Oro (Antología), Biblioteca de Cultura Andaluza, 1985.

5 comentarios:

joscabgim dijo...

Magnífico trabajo de investigación de nuevo, mi más sincera enhorabuena, nunca dejare de aprender cosas nuevas, como por ejemplo la calle Rioja,que no tenia ni la mas remota idea que debia su nombre a Francisco de Rioja y no a la Comunidad Autonoma.

Besos

el aguaó dijo...

Gracias por esta segunda entrega en relación escritores-callejero. Un reportaje extraordinario que merece ser tratado con todas las alabanzas posibles.

Mateo Alemán, conozco poco de su obra, aunque es inevitable tenerlo presente cuando se habla de la Hermandad de El Silencio. Estuve en su calle por primera vez esta Cuaresma, cuando la crucé tras estar en la Capilla de la Soledad de San Buenventura.

Conozco la calle pero no conozco nada de él. Juan de Arguijo tiene la sala de Villasís en su calle.

Rodrigo Caro lo conozco bien. Conozco su vida y obra, ya que estuve una larga temporada estudiando e investigando las ruinas de Itálica. De vez en cuando sigo acudiendo a su famoso poema.

De Andrés Fernández de Andrada no conozco nada. Pero tendré en cuenta tu recomendación. Lo mismo me ocurre con Luis Vélez de Guevara.

Y estoy de acuerdo con Joscabgim, no tenía ni idea, que la calle Rioja se llamaba así por el poeta Francisco de Rioja.

Interesantísimo documento, una vez más.

Un fuerte beso amiga Charo.

herodes de la betica dijo...

Me he quedado otra vez de una pieza. No sabes lo que admiro un buen trabajo de investigación y de nuevo, me has sorprendido. Que buena entrada. Enhorabuena. Me tienes rendido totalmente a tus pies.
Un cordial saludo

El callejón de los negros dijo...

Gracias, cuánto nos queda por aprender...

Saludos
Antonio

María_azahar dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios, me encanta compartir así con ustedes mi amor por la historia de mi ciudad.